Recetas de Semana Santa para hacer con niños en casa

familia en la cocina

 

 

Con la llegada de la Semana Santa, la gastronomía española se renueva con nuevas recetas, convirtiéndose en uno de los mayores placeres para el paladar. Con los niños en casa y más tiempo que de costumbre, hoy nos ponemos el gorro de cocineros para aprender algunas recetas de Semana Santa para hacer con los más pequeños y disfrutar de un momento de diversión en la cocina.

La dieta mediterránea ha permitido que los platos típicos de España sean mundialmente conocidos. También en Semana Santa, donde las famosas torrijas, los buñuelos de viento o los pestiños con miel toman el protagonismo de las mesas a la hora del postre.

Cocinando con niños. Imagen vía pexels.com
Cocinando con niños. Imagen vía pexels.com

Más allá de las recetas de bacalao para Semana Santa, nos hemos quedado con esos platos típicos de Semana Santa que los niños más disfrutan. Porque, siendo sinceros, el bacalao quizá no les haga tanta gracia, ¿no? Así que vamos allá, saquemos los ingredientes de pastelería y preparémonos para hacer dulces increíbles.

Niños cocinando
Niños cocinando

Recetas de Semana Santa dulces

Si pensamos en Semana Santa seguro que las dulces torrijas son las que primero se nos vienen a la mente, ¿verdad? Pero, como hemos enumerado al principio del artículo, hay muchos más dulces que se reservan para la Semana Santa en España.

Apunta estas tres recetas de Semana Santa que lograrán que los ojos de los niños se iluminen al proponerles la idea de cocinarlos contigo.

      • Receta de torrijas

La joya de la corona es la elaboración de las torrijas, cuyos ingredientes son esenciales en cualquier cocina y son muy fáciles de hacer, además del presupuesto económico exigido para el resultado final.

Para hacer torrijas lo más importante es tener pan del día anterior. En su defecto, se puede comprar una barra de pan específica para torrijas, que son cada vez más habituales en los centros de repostería y panadería. Junto al pan, necesitaréis leche, huevos, canela y aceite.

Torrijas
Torrijas, vía www.pixabay.com

 

Con todos los ingredientes listos y preparados es el momento de comenzar la receta de torrijas de Semana Santa.

    1. Mojar el pan en la leche. Con la leche en un recipiente con capacidad, se va mojando el pan para que empape y quede un resultado esponjoso. Hay quienes añaden algún ingrediente extra a la leche, como peladura de cítricos o canela en rama para darle un toque especial a la receta. Pero no hay una receta fija, ya que irá cambiando en función de los gustos de la casa.
    2. Mojar el pan en los huevos. Tras haber batido los huevos hasta hacer una mezcla homogénea, se meten las rebanadas de pan una a una para que queden cubiertas de huevo.
    3. Freír las torrijas. Una vez las rebanadas de pan hayan pasado primero por leche y luego por huevo, tendréis que freírlas con el aceite bien caliente hasta que estén doradas por ambos lados.
    4. Rebozar las torrijas en azúcar y canela. Este es el punto álgido de esta receta de Semana Santa tan conocida. La mezcla ideal es de una cucharada de canela en polvo por cada 100 gramos de azúcar. Una vez esté todo unido, reboza las torrijas dejando que cubra bien toda su superficie.
    5. Dejar enfriar y… ¡a disfrutar!
        • Receta de buñuelos de viento

Con un poquito más de dificultad y más tiempo en la cocina, surgen los buñuelos de viento, otra de las recetas de Semana Santa típicas. Si bien es cierto que surgieron como plato tradicional para Todos los Santos, se siguen haciendo para la semana posterior al Carnaval.

Buñuelos de viento
Buñuelos de viento, vía www.pxfuel.com

Requiere unas manos expertas en hacer crema pastelera, por lo que las pequeñas manos de los niños serán perfectas para esta tarea mientras tú te centras en hacer la masa de los buñuelos. Vamos entonces por partes: por un lado, la crema y por el otro, la masa. Eso sí, podéis hacer directamente la masa y rellenarlos con nata montada, por ejemplo. Pero en Vincci Hoteles nos encantan con crema pastelera, así que nos quedamos con esta versión.

¡Apunta los ingredientes básicos!

    • Para la crema se necesitan yemas de huevo, azúcar, harina de maíz, leche y mantequilla. Como en el caso de las torrijas, se puede aromatizar según el gusto con pieles de cítricos o canela.
    • Para la masa necesitarás mantequilla, huevos, agua, leche, azúcar harina de trigo y levadura.

Para hacer la crema pastelera, recuerda seguir los pasos uno a uno para que no se corte y salga una crema perfecta.

    1. Mezclar la harina de trigo con leche. Hay que crear una masa homogénea y sin grumos, por lo que lo ideal será que la leche esté algo caliente y que uséis una batidora eléctrica si tenéis. Esto os facilitará un poco la tarea para que salga suave y todo se disuelva sin problemas. No hay que usar toda la leche, si no solo un vaso, ya que el resto se utilizará más adelante.
    2. Mezclar las yemas con el azúcar y añadir la harina de trigo con leche. Tras separar las yemas de las claras, hay que batir las yemas junto al azúcar hasta que aparezca una espuma en la mezcla. Una vez hecho, se añade la mezcla anterior de harina de trigo o maicena con leche y se mezcla para que se unan todos los ingredientes bien.
    3. Calentar la leche y echar la mezcla. Se pone el resto de la leche a calentar sin que llegue a hervir y cuando esté lo suficientemente caliente, se echa la masa homogénea resultante de los pasos anteriores. Ahora es el momento de remover para que la crema pastelera espese con cuidado de que no se queme o quede pegada en el cazo.
    4. Añadir mantequilla. Para terminar de crear la crema pastelera perfecta, nada mejor que un poco de mantequilla. Añade un poco a la mezcla del cazo y sigue removiendo hasta crear la espesura perfecta. Luego, deja que se enfríe reposando mientras hacéis la masa de los buñuelos.
Persona amasando
Persona amasando, vía www.pxhere.com

Con la crema pastelera hecha, es el momento de poner las manos en la masa, nunca mejor dicho. Coge los ingredientes que hemos mencionado anteriormente y prepara la encimera, ¡hora de ser reposteros!

    1. Tamizar la harina. Para evitar que salgan grumos posteriormente, el primer paso para crear la masa de los buñuelos es tamizar la harina y añadirle una cucharada de levadura. Esto ayudará a que la masa suba más adelante.
    2. Calentar agua, leche y mantequilla. En un cazo, echar un vaso de agua, medio litro de leche y un poco de mantequilla, junto a sal y azúcar al gusto para crear la base de la masa. Cuando esté caliente, se mezcla todo bien.
    3. Echar harina al cazo. Una vez esté todo mezclado, se incluye la harina de una sola vez y se sube la temperatura del fuego hasta que se crea una masa homogénea y sin grumos. La textura debe ser espesa, como una masa de pan o de pizza, que seguro que alguna vez habéis hecho en casa.
    4. Retirar del fuego y añadir los huevos. Para evitar que la masa se siga cociendo en el fuego, hay que retirar el cazo del fuego y terminar de hacerla sin el calor. Se añaden los huevos de uno en uno, asegurándote de que la masa los absorbe por completo.
    5. Hacer los buñuelos. Con la ayuda de dos cucharas, es el momento de ponerse creativos y ser manitas. Hay que hacer pequeñas bolas con la masa surgida que posteriormente habrá que freír. No las hagas muy grandes, porque cuando entren en contacto con el aceite se hincharán aumentando su tamaño.
    6. Freír los buñuelos. Con el aceite a la temperatura perfecta, que no sea ni muy baja ni excesiva, hay que ir friendo los buñuelos poco a poco. Lo ideal es que los buñuelos se mantengan en la superficie del aceite, hinchándose por el calor y dorándose uno a uno.
    7. Rellenar los buñuelos con crema pastelera. Aunque los buñuelos ya pueden comerse así, te recomendamos rellenarlos con la crema pastelera que habéis hecho previamente. Utiliza una manga pastelera para que sea mucho más sencillo y limpio.
    8. Rebozar en azúcar y canela. La mezcla de azúcar y canela que os hemos contado antes para las torrijas también es perfecta para darle el toque final a los buñuelos. Reboza el resultado final en un plato con una cucharada de canela por cada 100 gramos de azúcar y reservarlos para que se enfríen un poco.
    9. ¡Disfrutar de su sabor!
      • Receta de pestiños con miel

Finalizamos nuestro post con otra de las recetas de Semana Santa más míticas, los pestiños. Pueden ser con el rebozado de azúcar y canela que hemos hecho para las torrijas o los buñuelos, pero para darles un toque especial os los proponemos con miel.

Para hacer los pestillos necesitas harina y vino de Jerez principalmente. Además de eso, aceite para freírlos, y miel y agua para hacer la mezcla del enmelado final. Otro de los ingredientes especiales de esta receta de Semana Santa son las semillas de matalahúva o anís verde, pero puedes hacerlo sin ellas.

Pestiños con miel y semillas de anís verde
, vía www.flickr.com

Los pasos son muy sencillos y muy fáciles de seguir para toda la familia, así que diles a los niños de la casa que tomen nota, porque pueden ayudarte a prepararlos.

    1. Mezclar todos los ingredientes. En un cuenco, incluye uno a uno la harina, el vino de Jerez, aceite y las semillas de anís verde o matalahúva. Remueve con una cuchara de madera para evitar que tus manos sufran el ataque de una masa pegajosa.
    2. Amasar la mezcla. Una vez esté lista la masa, échala sobre la encimera donde previamente se recomienda poner un poco de harina. Es el momento de mostrar tus dotes de amasador. Trabaja la masa hasta que deje de estar pegajosa y puedas crear una bola compacta que poder manipular cuando haya reposado durante 30 minutos.
    3. Estirar la masa y cortar. Tras reposar durante este tiempo, estira la masa con un rodillo para que quede fina y corta pequeñas porciones cuadradas con las que hacer luego las míticas formas de los pestiños.
    4. Dar forma a los pestiños. ¿Cuál es la forma ideal para los pestiños? Se suelen doblar las esquinas opuestas sobre sí mismas y listo. Para evitar que estas se despeguen, puedes pegarlas con unas gotas de agua haciendo presión.
    5. Fríe los pestiños. Calienta el aceite, que puede estar aromatizado con cítricos o canela, y fríe los pestiños a la temperatura ideal.
    6. Enmelar los pestiños. Para bañar los pestiños con miel, necesitas hacer una mezcla de miel con un cuarto de su volumen de agua. Se calienta y se añaden los pestiños uno a uno para que se impregnen de esta mezcla. Luego se dejan escurrir y enfriar.
    7. ¡A comer!

Como ves, la Semana Santa puede tener otro color con los más pequeños en casa y en la cocina. Encuentra los ingredientes que necesitas para estas recetas de Semana Santa, ponlas en práctica con los más pequeños y deja que vuestros paladares disfruten de estos días.

DISFRUTA. VIVE. VINCCI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *