Ruta del Vino por la Ribera del Duero

Oh tú, jarra de vino, en el desierto
con la sabrosa que amo,
dijo el viejo poeta.
Que el cántaro de vino
al beso del amor sume su beso.

Pablo Neruda le dedicó uno de sus poemas. El vino, bandera izada de Valladolid. Provincia que presume de sus tierras al dar cobijo a cinco Denominaciones de Origen: Rueda (la más antigua) Cigales, Toro, vinos de Tierras de León y Ribera del Duero. Hoy, os recomendamos un bonito paseo por esta última.

Miles de viñedos se asientan a la orilla del Duero, dibujando pueblo a pueblo una ruta imprescindible para los amantes del buen vino. Desde Valladolid hasta Peñafiel, un recorrido por lo sentidos se presenta en forma de enoturismo.

Este tipo de turismo no sólo trata de visitar bodegas y viñedos. Se trata de conocer la historia, los sabores, los olor, de ver cómo se produce el vino y de conocer el lugar  donde nace el Ribera del Duero.

copas de vino enoturismo

*Foto: Viajabien.es.

Ruta del vino por la Ribera del Duero

A tan sólo 16 km de la capital, encontrarás la primera parada: Tudela del Duero, rodeada por el río que le da su nombre. Acércate a conocer alguna de sus bodegas, como Bodegas Mauro o Bodegas Mento, que se caracterizan por elaborar vinos de calidad que se cuidan desde la cuna.

Para acompañar un buen vino qué mejor que probar los famosos espárragos de este municipio, cuya existencia está documentada desde el siglo XV. De gran tamaño y grosor, carnosos y jugosos, estos espárragos se comercializan tanto blancos como con la punta morada.

A 13 minutos en coche, te toparás con el siguiente municipio a visitar. Hablamos de Sardón del Duero, un pueblo que vive del viñedo. Da un paseo y conoce la iglesia de San Juan Bautista y, a unos dos kilómetros, el Monasterio de Santa María de Retuerta, declarado Bien de Interés Cultural.

Cuando bebas el caldo que sale de las cepas de Sardón del Duero no debes olvidar probar los mantecados y el queso artesanal. ¡Delicioso!

Viñedos en Sardón del Duero. / Foto: cntraveler.com.

*Viñedos en Sardón del Duero. / Foto: cntraveler.com.

Te recomendamos también la visita al Parque Temático de la Arquitectura del Vino para disfrutar de un intenso recorrido por la historia del vino. Cuenta con dos espacios diferenciados: uno cerrado situado en la antigua estación de tren y un gran espacio abierto para conocer cómo se ha elaborado el vino a lo largo de los años.

Nos dirigimos hacia Quintanilla de Onésimo, donde se encuentra una de las bodegas más visitadas de la provincia: Arzuaga Navarro. Es un ejemplo de pasión y dedicación por la tierra, por la uva. Ofrece experiencias de enoturismo con las que educar las papilas gustativas, conocer los rincones de la bodega o dar un paseo por la Finca La Planta.

Viña Mayor es otra de las bodegas que ofrece visitas guiadas en Quintanilla de Onésimo. Una aventura vinícola, una fusión de tradición y modernidad, enclavada en la denominada «Milla de Oro» de la Ribera del Duero rodeada de un hermoso paisaje.

Al otro lado del río encontramos Olivares del Duero. Bodegas de Renacimiento y  Bodegas La Cepa Alta son algunos de los puntos a visitar para probar el buen caldo de la zona, su cultivo y proceso de elaboración.

Adéntrate en el pueblo en sí y visita la Iglesia de San Pelayo, la Ermita de Nuestra Señora de la Virgen de la Estrella o lo que se conoce como “El Mesón”, una casa por la que, dicen, pasaron temporadas algunos reyes como Carlos V.

Viñedos de la bodega Viña Mayor, Quintanilla de Enésimo. / Foto: vina-mayor.com

*Viñedos de la bodega Viña Mayor, Quintanilla de Enésimo. / Foto: vina-mayor.com

La siguiente parada es lo que se conoce como ‘Anillo del Duero’, donde los municipios de Valbuena y San Bernardo quedan conectados por el monte y por el río. Una unión que constituye un recorrido de gran belleza natural y con varias bodegas a visitar, entre las que se encuentra la mítica Bodega Vega Sicilia, en Valbuena, una de las más antiguas y reconocidas de Valladolid.

Quintanilla de Arriba está situado en la comarca de Campo de Peñafiel a 9 km de Peñafiel y a 48km de Valladolid. Puedes saborear el vino Ribera del Duero en diferentes bodegas tales como bodegas Aalto Bodegas y Viñedos, Alizán Bodegas y Viñedos o Castellana de Vino de Crianza.

Por último llegamos a nuestro destino final: Peñafiel. Un municipio coronado por el castillo que le presta su nombre y que alberga el Museo del Vino. Podríamos decir que es el emblema del enoturismo de Ribera del Duero. Su belleza y su valor cultural e histórico lo han convertido en un referente de Castillo y León.

Entre las bodegas de Peñafiel, destaca una: Bodegas Protos que ofrece la posibilidad de visitar sus dos bodegas, la antigua que recorre el interior de la montaña y la nueva diseñada por el arquitecto Richard Rogers. Al terminar, olerás y degustarás el vino de la comarca en una cata.

Si viajas en octubre, en Peñafiel se celebra la feria Riberjoven, un festival del vino joven y la gastronomía de la Ribera del Duero que no puedes perderte.

¿Dónde hospedarte en Valladolid?

Para comenzar esta ruta vinícola te recomendamos que te alojes en Valladolid y comiences a partir de aquí. Con nombre de vino se presenta Vincci Frontaura 4* en la principal arteria de la ciudad, rodeado de lugares de interés como restaurantes y comercios.

Botella de vino Frontaura Crianza.

* Botella de vino Frontaura Crianza.

Nuestro hotel es un edificio de siete plantas que te ofrece todas las comodidades, como su spa en el centro de Valladolid Nammu Áreas , su gimnasio o su piscina al aire libre donde combatir el calor.

Como amantes del vino, os recomendamos nuestro restaurante Tastevin. Se encuentra dentro del mismo hotel, así después de un día de ruta no será necesario que salgas. Estarás cansado. Frente a un mural de enorme de viñedos, siéntate y nuestros camareros te ofrecerán una amplia carta de platos donde se conjuga la tradición y la modernidad.

Restaurante Tastevin, Vincci Frontaura 4* Valladolid.

*Restaurante Tastevin, Vincci Frontaura 4* Valladolid.

Casi cien habitaciones cuidadas al detalle te esperan para que descanses y emprendas camino hacia la ruta de la Ribera del Duero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *