Vincci Puertochico 4* propone la mejor experiencia de surf en el Cantábrico

La costa de Cantabria es una de las más populares para aquellos que les gustan los grandes desafíos. En 1964 Jesús Fiochi surfeó por primera vez la playa del Sardinero y desde entonces, han proliferado escuelas de surf a pie de playa, tiendas técnicas y la mejor moda, convirtiendo a la ciudad y a la zona en un destino único para practicar este deporte, cuya temporada fuerte es el otoño y el invierno. Es por ello, que a escasos dos kilómetros de la playa, Vincci Puertochico 4* ha diseñado el mejor plan de surf para la rentrée.

El establecimiento ofrece una propuesta especial de alojamiento que incluye clase de surf en la playa del Sardinero, apta tanto para aquellos que se quieren iniciar en este deporte como para los que persiguen perfeccionar su técnica (precio desde 98 euros por persona en habitación doble). En las clases se incluye el uso del material necesario (neoprenos y tablas) que se adecuará a las condiciones climatológicas y al nivel de los alumnos. Además, la propuesta también incluye el mejor desayuno surfer para empezar el día con energía y dispuesto a retar al Cantábrico. Un desayuno equilibrado con un adecuado reparto de calorías entre proteínas y carbohidratos, que permite nutrir al cuerpo con los elementos necesarios para rendir mejor en el agua, incluyendo alimentos que aportan toda la fuerza que requiere una jornada de surf como por ejemplo, la avena, fruta, frutos secos, vegetales o huevos. Siempre es recomendable tomarlo al menos unas dos horas antes de la sesión de surf.

Playa de El Sardinero – Santander
Desayuno equilibrado

Con un total de 1.500 metros de cuidada arena blanca y olas de 0’5 a 2 metros, esta playa es uno de los mejores escenarios para practicar el surf sin salir de la propia ciudad y Vincci Puertochico 4* ofrece todo lo necesario para vivir la experiencia más completa. El alma del Cantábrico se puede sentir desde que se traspasan sus puertas de entrada, ya que ha servido de fuente de inspiración de este alojamiento. En su interior, los colores cálidos y azules relajantes, junto a las maderas desgastadas y recicladas, recuerdan aún más al vecino mar. Los materiales naturales, como las maderas o las fibras, contrastan con otros elementos diferentes, como los espejos, y hacen de este espacio un lugar muy especial. Carmen Montoro de Triggo Decoración firma el diseño que crea un clima acogedor e íntimo que se repite en todas las estancias.

Habitación Vincci Puertochico 4* – Santander
Decoración habitación Vincci Puertochico 4* Santander
Vincci Puertochico 4* Santander

Sus 52 habitaciones permiten disfrutar de una estancia cómoda con todos los atractivos característicos de la cadena. Desde muchas de las estancias, se puede contemplar la bahía de Santander, incluida en el “Club de las Bahías más bellas del Mundo”, y disponen de múltiples servicios como WiFi, carta de almohadas y prensa diaria. Su mobiliario ha sido realizado y diseñado en exclusiva para cada una de ellas, desde los cabezales y los escritorios, hasta los maleteros realizados por un artesano cordelero. El textil ha sido también cuidadosamente seleccionado en linos frescos con colores marinos, inspiradas en las aguas del Sardinero. Para aquellos que quieren disfrutar del entorno más selecto, la habitación Junior Suite cuenta con un pequeño salón y atenciones VIP, además de las prestaciones del resto habitaciones.

Vistas desde hotel Vincci Puertochico Santander
Hotel Vincci Puertochico 4* – Terraza con Vistas
Vistas desde la azotea de Vincci Puertochico
Vistas desde la azotea de Vincci Puertochico

Vincci Puertochico 4* dispone de una amplia terraza desde la que disfrutar de las incomparables vistas acompañándolas de un desayuno por la mañana, o de unos cócteles al atardecer. El establecimiento ofrece además una propuesta gastronómica con especialidades para todos los gustos, que otorga una especial importancia a los productos frescos de primera calidad, aquellos de proximidad local y comarcal que provienen de la zona, como es característico en la cadena. Su restaurante PALM TREE Bar lounge es un lugar fresco al mismo tiempo que desenfadado, donde disfrutar de una agradable comida o cena, o de unos refrescantes cócteles al atardecer. Su carta ofrece opciones para todos los gustos con platos sencillos que tienen un toque de autor muy original. Destacan sus productos naturales, en línea con el alma del hotel, como sus zumos elaborados a partir de frutas variadas según la temporada. Para comenzar muy bien el día, ofrece un desayuno muy completo a base de productos caseros. Además, como es habitual en los hoteles de la cadena, posee un córner de desayunos Km0 que refuerzan la experiencia local con productos típicos de la región.

VIAJA. VIVE. VINCCI

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *