¿Por qué recordamos los sueños?

El mundo de los sueños es tan fascinante y mágico como poco conocido para la ciencia. A lo largo de la historia, los sueños han inspirado leyendas, nos han atormentado algunas noches o, por el contrario, nos han regalado momentos que ya nos gustaría experimentar en la vida real.

Se estima que tenemos alrededor de cinco sueños por noche. Porque todos soñamos, todos. Pero, ¿por qué algunas mañanas los recordamos vívidamente y otras veces tenemos aquello que se denomina amnesia del sueño?

¿Por qué no recuerdo lo que sueño?

Hoy por hoy no se sabe la razón exacta, pero existen varias teorías. Por un lado, Freud decía que nuestros sueños son deseos que tenemos y si no los recordamos es porque nuestro cerebro los ha bloqueado al no sentirse preparado para manejarlos (siempre relacionado con el ámbito sexual, claro).

Otras teorías dicen que los sueños que no recordamos es que no nos han parecido interesantes, no hemos prestado atención a los mismos o son poco comprensibles. Al parecer, somos capaces de recordar mejor lo ordenado que lo caótico y desprovisto de significado alguno.

De los 90 minutos durante los cuales, según Freud, soñamos cada noche, olvidamos el 90-95%. ¡Casi todo!  Sin embargo, hay personas que recuerdan algo más y los motivos pueden venir dados en el resultado de un estudio francés publicado en la revista Neuropsychopharmacology.

Según el mismo, las personas contamos con una especie de ‘centro de procesamiento de información’ en el cerebro; cuanto más activo sea este, más recordaremos los sueños. Es fácil. La gente que está más predispuesta a recibir estímulos, durante el sueño tiene pequeños despertares que favorecen la codificación de esas fantasías en la memoria. El cerebro dormido no es capaz de memorizarlas, necesita despertar para poder hacerlo.

A photo by David Cohen. unsplash.com/photos/qghuLqyh3nE

¿Qué significa soñar con una cama?

El significado de los sueños, como sabemos, es relativo y, por supuesto, no tiene ningún tipo de base científica. Pero jugar e imaginar es divertido, ¿no? Pues si has soñado con una cama hemos de decirte que puede significar esto.

Si estás durmiendo plácidamente en ella es que has alcanzado el equilibro emocional óptimo. ¿Las sábanas son blancas y están recién colocadas? Entonces habla de introspección y paz interior. Si por el contrario la cama está sucia, deshecha o rota, el sueño puede suponer una alerta de tus inseguridades y tu baja autoestima.

Pero aún hay más. Si en esas fantasías de tu mente, apareces dando vueltas alrededor de la cama puede que te sientas solo; si por contra,  la cama está al aire libre, prepárate para una buena temporada de éxito en el trabajo y en tu vida sentimental.

¿Y si hay un desconocido en tu cama? Tranquilidad. No se trata de infidelidad. Puede que que seas muy confiado y entregues tu amistad demasiado pronto.

Las camas de Vincci Hoteles

En Vincci Hoteles tenemos camas para soñar en ellas y con ellas. Camas redondas y cinematográficas, como la del hotel en Madrid Vincci Capitol 4* , o camas a lo british como las de Vincci The Mint 4* Madrid.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Contamos con camas con dosel como si en cuento te encontraras en el hotel en Sevilla Vincci La Rábida 4* Sevilla y camas modernas y vanguardistas como la del hotel en Barcelona Vincci Bit 4*.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pero no todo es la forma. El momento del amanecer, de salir de entre las sábanas (¡con lo a gusto que te encuentras!) y levantarte de la cama determinará, en muchas ocasiones, si ese día será bueno… o no tan bueno.

Despertarte en una cama con vistas al mar no está mal, ¿no? El hotel en Tenerife Vincci Tenerife Golf 4* o el hotel en Marbella Vincci Selección Estrella del Mar 4* son solo dos de los muchos hoteles Vincci que ofrecen este privilegio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Y la almohada? ¿blanda, dura, alta, baja, de plumas? En Vincci Hoteles tenemos una carta de almohadas exclusiva para ti para que tu descanso se convierta en la mejor experiencia.

Apagamos la luz y… dulces sueños, amigos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *