Estamos de estreno: hemos abierto un nuevo hotel en Túnez, el Vincci Safira Palms 4*

Seguimos aumentando la familia de Vincci Hoteles. En esta ocasión, con un nuevo hotel en Túnez, el Vincci Safira Palms 4*, situado en Zarzis, al sureste del país, un hotel que destaca por su cuidada decoración que invita a los huéspedes al confort en cada estancia.

El alojamiento cuenta con 300 habitaciones, seis de ellas suites, y todas ellas con las comodidades que ya caracterizan a la cadena. En sus instalaciones, los visitantes podrán disfrutar de tres piscinas, una de ellas climatizada, situada en el interior, y de un centro de SPA con equipos de última generación que incluye Hammam, sauna y piscina, así como una zona para tratamientos de cuerpo y cara, además de peluquería.

Además, cuenta con salida directa a la playa, donde los clientes podrán disponer de sombrillas, tumbonas gratuitas y toallas de playa.

En lo que se refiere a la restauración, Vincci Safira Palms 4* ofrece diversas opciones para deleitarse con la gastronomía de la zona y también con propuestas europeas. Todo ello en sus cuatro restaurantes (el principal con terraza cubierta, uno temático, otro en la playa y uno a la carta) y diversos bares que proporcionan diferentes ambientes para variados momentos del día, ya sea en la playa o en un espacio elegante.

El nuevo establecimiento pone a disposición de sus huéspedes diferentes actividades para su diversión personal, varias de ellas gratuitas. Destacan, entre otras, mini-golf, voleibol playa, deportes acuáticos como windsurf, catamarán o esquí acuático. Y por si todo ello no fuera suficiente, el establecimiento también tiene una zona comercial con tiendas. Se trata, sin duda, de una de las mejores opciones para relajarse y disfrutar del sol tunecino de la mano de Vincci Hoteles.

En cuanto a Zarzis, hay que destacar que se trata de una ciudad con gran encanto por su mezcla de lo antiguo y lo tradicional con su instalación portuaria de gran prestigio desde la época de fenicios y romanos. Apodado como el gemelo de Djerba, este paraje brinda la oportunidad de disfrutar de playas de arena blanca y de un mar turquesa, al mismo tiempo que se puede explorar el desierto con sus famosas casas subterráneas de Matmata o los singulares “ksour”, castillos en pleno desierto de grava donde los nómadas ponían sus cosechas a buen recaudo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *