En Vincci Hoteles tenemos las anécdotas de amor más curiosas y secretas, que sólo te contaremos a ti

Nuestros hoteles son cunas de historias, nidos de emociones, en las que en muchas ocasiones Cupido es el personaje principal. En estos 15 años de vida, hemos vivido infinitas lunas de miel, aniversarios y pedidas de mano. Aquí os dejamos algunas de las anécdotas de amor más curiosas que se han vivido en Vincci Hoteles.

El padrino que olvidó su traje y tomó prestado el del subdirector del hotel

Celebrábamos una boda en Vincci Selección La Plantación del Sur 5* Lujo Tenerife, cuando, 45 minutos antes del comienzo de la ceremonia recibimos una llamada en recepción. Muy nerviosa, nos llamaba la novia informándonos de que su padre, el padrino en cuestión, ¡se había el olvidado el pantalón del traje!

Tras dar muchas vueltas en busca de una solución, finalmente dimos con ella. El padre tenía una fisionomía similar al del subdirector del hotel. Así que, sin pensarlo dos veces, se lo prestó para que disfrutara del día más importante de la vida de su hija.

La boda salió a la perfección y los novios agradecidos decidieron celebrar su primer aniversario con nosotros. ¡Siempre recordándonos la anécdota!

Una pedida de mano de cuento

Como una princesa. Así se sintió Olga en su pedida de mano en Vincci La Rábida 4* Sevilla. Carlos, su novio, reservó una de las suites del hotel y nos pidió ayuda para que todo resultase como si de un cuento se tratara.

Comenzamos con la sorpresa. Cuando la pareja salió a dar un paseo, el equipo del hotel colocó sobre la cama un vestido precioso, largo, de seda, en color gris perla, que previamente había comprado Carlos. A su vuelta Olga se encontró con aquella escena mágica, Carlos le invitó a una cena muy especial y le pidió la mano. ¿Qué dijo Olga? Irresistiblemente, ‘SÍ’.

A falta de invitados, bueno es el equipo Vincci

Esta es la historia de Marisa y Leo. Una pareja que tras casarse celebraron el banquete en Vincci La Rábida 4* Sevilla. Parece ser que los invitados se entretuvieron más de la cuenta en un bar por el camino y fue nuestro equipo quien brindó con ellos a su llegada. A pesar del ‘mosqueo’ inicial, la boda salió a la perfección.

Otra de las anécdotas de amor: Vincci celestino

Ella viajó por trabajo; él asistía a un congreso. No se conocían y en Vincci Frontaura 4* Valladolid se encontraron y se enamoraron.

Un año después unieron su amor con alianza y en su luna de miel, a su paso por Valladolid, reservaron la misma habitación en la que se prometieron amor eterno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *