Eran las 6.30 de la mañana cuando abrí los ojos y mis pies se posaron en el suelo. Mi primer día de vacaciones desde hacía mucho tiempo; tenía muchas ganas de volver a ver un amanecer frente al mar.

Había elegido Tenerife como destino, el hotel Vincci Selección La Plantación del Sur 5* Lujo porque quería “disfrutar de las maravillosas Sunsets de Costa Adeje” (@lupe_mao). Pero ese día decidí madrugar y no perderme tampoco el amanecer. El sol apenas se asomaba por el horizonte, las nubes lo escondían. Pero, por fin, lo vi, reflejado en el turquesa de las aguas.

amanecer costa adeje tenerife veranoes

* Soft meme de la participación en Twitter de @Lupe_mao

Bajé a la playa. Cuando la arena se introdujo entre los dedos de mis pies, sin mi permiso, una hermosa sensación de desconexión y de ‘por fin aquí’ me inundó.

En ese instante, a tan sólo un metro de mí, vi algo. Algo que se movía. Pero, lejos de asustarme, me acerqué. Era una preciosa lagartija que llamada por el calor había salido de su escondrijo. Una de esas cosas que no se ven en el centro de la ciudad cuando el estrés no te permite percibir más allá de tus quehaceres. Así, saque mi cámara y me di cuenta de que los pequeños detalles son los que tiñen de magia el verano; que simplemente verano es ‘tener tiempo para hacer fotos tan bellas como la de una lagartija en la arena’ (@teresapascual80). Como dicen, las lagartijas dan buena suerte y supe que esos días tendrían algo de especial. Así que pasé la mañana buscando esos pequeños detalles para el recuerdo…

LAGARTIJA

Me dispuse a relajarme y disfrutar mi primer día de vacaciones. Y, para ello, nada mejor que ‘ tomar el sol en una hamaca con un mojito en una mano y un abanico en la otra” (@lady_piz). Supe que mi felicidad estaba ‘en algo tan simple como estar tumbada en la orilla del mar durante media hora seguida mientras cuidan de mi nena en el miniclub’ (@marisolSuri). Necesitaba mi momento de relax.

veranoes vincci hoteles

* Soft meme de la participación en Twitter de @marisolSuRi

Después de disfrutar de una comida relajada compartida con mi pequeña, convirtiendo en  mágicos esos momentos que te ofrecen las vacaciones para pasar tiempo de calidad con los que mas quieres; mientras María disfrutaba de la tarde con los hijos de unos amigos, la tarde volvió a regalarme un rato para mí, así que me dirigí a un espacio único  que Vincci Hoteles reserva para esos momentos de relax, el Nammu Áreas Spa. Dispuesta a disfrutar de la tranquilidad, me encaminaba hacia allí, cuando de repente escuché:

Déjate llevar por las sensaciones…

Era justo lo que necesitaba en ese momento, dejarme llevar, desconectar, no pensar en la rutina. Deseaba más que nunca ‘disfrutar de un masaje con la puesta del sol mientras sonaba una canción de Chambao’ (Conchitilla82).

La experiencia fue más que agradable y, totalmente renovada, emprendí un paseo por los preciosos jardines del hotel que rodeaban la piscina y entonces lo vi. Era un chico alto, de una belleza más bien común pero con una sonrisa de esas que no se olvidan. Ya me había percatado en varias ocasiones de que me miraba, sin llegar a ser incómodo. De repente se presentó. Se llamaba Álvaro y después de estar hablando durante un rato parecía que nos conociésemos de toda la vida. Me invitó a una fiesta que el hotel celebraba esa noche y yo, sin pensarlo, acepté.

Había música, comida y diversión en un ambiente inmejorable. Bailamos, reímos, hablamos y me invitó a la orilla del mar. Nos tumbamos sobre la arena y nos dedicamos juntos a ‘contemplar las estrellas descubriendo el cielo como nunca antes lo había visto’ (@Marybruxa).

De repente, el sol volvía a aparecer como lo hizo el día anterior. Nos habíamos quedado dormidos sobre la arena. Lo miré y me di cuenta que acababa de ‘descubrir el amor de mi vida frente a un amanecer lleno de risas, bailes y buena compañía’ (@strixgoi).

veranoes amor tenerife

Al día siguiente no podía dejar de pensar en aquella noche. Aproveché cada rato que me ofrecía el día para descansar y recordar cada minuto que había vivido en ‘una hamaca a la sombra con una bebida refrescante, el sonido de las olas y (dejando) pasar el tiempo’ (@Cocobarcelona). Relajarme era lo que necesitaba después del cúmulo de emociones que había vivido.

Pero la magia del fin de semana no había terminado. ‘Al final del día, al llegar a la habitación, encontré una cama con sábanas blancas, grandes almohadas y… un regalito’ (@conchita82). Mi sorpresa y emoción fueron mayúsculas. Se trataba de una pequeña cajita. La abrí y había una nota.

‘Fue una noche maravillosa. A las 21.30h te espero en el restaurante del hotel, El Gourmet Canario’.

Después de una ‘ducha de chorros fresquita’, seleccioné mi mejor vestido y bajé. Allí estaba él, con su sonrisa cautivadora, frente a una estampa inolvidable: una ‘cenita de marisco y vino blanco, mirando al mar y en  buena compañía’ (@conchita82). Todo un sueño hecho realidad. El verano no podía haberme traído mejores sensaciones. Siempre recordaré este verano…y este hotel.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
  • BarraPunto

Deja un comentario

Tu email no será publicada. Los campos obligatorio tienen asterisco *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>